fbpx

AMORH

???? En ocasiones hasta la misma palabra enojo puede causarnos cierta incomodidad, ya sea porque está asociada con eventos pasados, porque sentimos que no tenemos control cuando estamos enojadas/os, porque nos ha tocado vivir experiencias con personas que no tienen control de sí mismas cuando se enojan o por el simple hecho de que no nos es agradable sentirlo.

Para el propósito de dar un mejor entendimiento a estas cuestiones de molestia, que es un síntoma propio del enojo, echaremos un vistazo al modelo de 1996 del DR. Jerry Deffenbacher’s en donde nos resume como el enojo es producto de varios factores:

  1. El evento detonante

  2. Las características de la persona

  3. La valoración que la persona  misma hace de la situación

 

El evento detonante

Comenzaremos con lo más básico de la receta que es el evento detonante. Por lo general siempre existe un evento previo a que alguien se moleste o enoje (p.ej. la mala actitud de algún/a  cajero/a o mesera/o, que no nos de un carro el paso al cruzar la calle y/o casi nos atropellen). Por lo general, pensamos que nuestra molestia o coraje son causadas por estas situaciones, y nos cachamos diciendo cosas como, “cómo me hizo enojar esa/e hija/o de su pink floyd, ni que me estuviera haciendo un favor”, “Me enojé porque la fulana esa no me dio el paso”. La implicación es, que estos eventos causaron su molestia o enojo directamente, sin algún otro factor que considerar. Dicho diferente, todas/os reaccionaríamos de la misma forma cuando la/el cajera/o nos maltrate o no nos de el paso un carro al cruzar la calle.       

Las características de la persona ????

Los otros factores que causan molestia o enojo son las características de la persona o rasgos de la personalidad. Sabemos que hay ciertas características que hacen que una persona sea más propensa a la molestia o enojo, (p.ej. competitividad, narcisismo, baja tolerancia a la frustración, por mencionar algunas).  

El indagar en estos rasgos de personalidad va más allá que la mera dimensión de este artículo, pero es de manera muy atinada inferir que una persona con rasgos narcisistas crea que se le debe ceder siempre y en todo momento el paso al cruzar la calle por que pues en su mente él/ella es la persona más importante en la colonia, en la ciudad, en el estado, el país… etc. jijijiji, y de esta manera irritarse con “la fulana” que no le dio el paso.

La segunda parte de este factor incluye los sensaciones fisiológicas y el estado psicológico/emocional en que se encuentre la persona. Cuando nos encontramos cansadas/os, ansiosas/os o ya nos encontramos cansadas/os, estamos más propensas/os de molestarnos o enojarnos. Una persona nerviosa ya tiene su ritmo cardíaco elevado, por ende, podemos decir que tiene “la mecha corta” para encenderse.

La valoración que la persona  misma hace de la situación

En esencia, si nos enojamos o no es en respuesta a la apreciación propia de algún evento. Sirvamonos del siguiente ejemplo para despejar cualquier duda con relación a este punto.

Hace unos años, entré a una tienda de compras a una tienda de Plaza Rio aquí en Tijuana, al pagar, la cajera le pidió una identificación a la persona de enfrente, cuando está pagaba con tarjeta de crédito, la persona se enfureció y argumentaba “por qué si es mía la tarjeta”, “no necesitas eso para hacer la transacción” la cajera amablemente le mencionó que por seguridad de el mismo se hacían estas revisiones y que además eran política de la empresa.

La persona le entregó su identificación pero jamás entró en razón, y el exabrupto no tenía justificación ‘aparente’ ya que no dependía de la cajera ni su posible subjetividad, porque del mismo modo se me solicito a mi lo mismo al pagar tambien con tarjeta de crédito.   

Desconozco el motivo por el cual se enojó tanto la persona, pero lo que sí sé es que nuestra valoración de los eventos fueron muy distintos entre la persona y yo.

A esto se le conoce como valoración cognitiva en la psicología y es el concepto básico del modelo de enojo del Dr. Deffenbacher.  

El nos dice que cuando nos enojamos ???? es por una valoración de culpabilidad, injustificada, o de condena de la situación.  

Las valoraciones cognitivas son por sí mismas son subjetivas, pero no todas están fuera de proporción, siendo que en algunas instancias hay momentos que sí justifican el coraje y por ende, la molestia y el enojo son emociones sumamente importantes y naturales de tener.

Ahora ya conocemos el modelo del Dr. Jerry Deffenbacher’s y los tres (3) factores que se requieren para detonar la molestia y/o el enojo (el evento detonante, las características de la persona, la valoración que la persona  misma hace de la situación).

☼ En resumen nuestras experiencias, nuestra percepción de la vida y la situación actual personal en la que nos encontramos determinan en gran parte como reaccionamos a la vida, frustraciones personales (amor, dinero, trabajo, realización personal), también influyen, por ello es importante reconocer que si estamos en un nivel de descontrol emocional no tenemos que sentirnos así y es importante adquirir apoyo profesional Psicológico, para salir de ese estado, encontrarnos y percibir la vida desde otro ángulo.

 


???? 
¿Alcanzas a identificar alguna situación similar? 

????Y tú ¿cómo manejas el enojo?????

 

 

AMORH

#AMORH es compartir