La vida puede ser más que una bola de obligaciones y rutinas, ¿como? Con el simple, pero no fácil, hábito de
mantener una percepción positiva hacia las personas, las cosas, lo que hacemos, situaciones, etc.

 

Hasta la peor situación puede ser de mucho beneficio, promoviendo aprendizaje y habilidades de resolución de conflictos, resiliencia, demostrarnos que somos fuertes, somos libres, somos lo que
deseamos de acuerdo a lo que decidimos y como lo percibimos.

Se ha hablado acerca de los beneficios psicológicos, emocionales, del poder de la mente, lo cual puede parecer un cliché. Sin embargo de manera científica se ha comprobado que mejora el sistema inmunológico, promueve la seguridad y confianza en sí misma/o,  mejora el estado de ánimo, reduce las posibilidades de hipertensión, depresión y  desórdenes psicológicos relacionados con estrés.

Como mencionamos, NO es tarea FÁCIL, ni mágico, como todo trabajo personal y para lograr resultados es necesaria la consistencia.

 

A continuación algunas sugerencias para ¡lograrlo!

 

Desde el momento de desear tener ideas más positivas, ya estás influyendo en tu manera de pensar, estas

aceptando que hasta el momento no te han funcionado las ideas/pensamientos con los que te riges. Ya eso es un buen comienzo positivo.

¡LEVÁNTATE Y AFIRMATE!… mientras te ves en el espejo, aunque parezca chistoso, habla contigo misma/o y haz declaraciones como “Hoy será un día excelente” o “El día de hoy estaré estupenda/o”, “Todo lo que pase lo tomaré con calma y positivamente”. Veras resultados desde el momento en que te lo propones, eso ya es progreso.

Reconoce y Agradece. Un principio de estar presente y positiva/o es comenzar a agradecer lo que si tienes y con los recursos que cuentas, incluso cuando la vida parezca darte la prueba de tu vida y tu situación no sea la que deseas.

 

Deja de ser la víctima de tu novela, comienza a CREER en ti misma/o, esto estimula la fortaleza y la valentía necesaria para enfrentar lo que te toca y poder buscar mejores resultados para ti y lo que deseas lograr.

Enfócate en lo positivo de las malas y peores situaciones, aunque creas que no las haya si las buscas las encuentras.  Puedes inclusive imaginar que las cosas pueden estar peor y reír de eso, agradeciendo que esto lo puedes manejar.

La vida a veces te da alegrías y aveces tristezas, pero lo que sabemos es que de las dos se aprende. Aprende a retomar el aprendizaje de esas situaciones y de acuerdo a tu reflexión, pon en práctica lo necesario para salir adelante y poder prevenirlo.

Por último, como se dice: “deja de alimentar el changuito en tu cabeza”, recuerda que únicamente tú tienes el poder de cambiar tus pensamientos y solo basta con un cambio de idea o pensamiento para comenzar a sentirte mejor en el momento. Entre más atención ponemos a cuestiones negativas mayormente alimentamos al changuito que nos persigue con ideas negativas. Deja de alimentarlo y desaparecerá.

 

❤Esperamos que puedas sentirte mejor, vivir mejor, esto no solo te beneficiará a ti sino a tu entorno❤

En AMORH estamos para apoyarte a lograr un estado de aprendizaje constante y promover una vida positiva desde adentro.